GUÍA DE KNOWLEDGE ADVENTURE SOBRE SEGURIDAD EN LÍNEA

La red Internet es una herramienta sorprendente que conecta a las personas de todo el mundo. Pero lo que hace que Internet sea tan sorprendente la puede hacer también peligrosa, porque cualquiera puede iniciar sesión y aparentar ser alguien que no es.

  1. Nunca des tu información personal en línea.
    ¿Le dirías a un extranjero quién eres y dónde vives? ¡De ninguna manera! Bien, hablar por chat es como hablar con desconocidos (además, como es en línea, ¡ni siquiera puedes VERLOS!). Así que no le des a nadie tu nombre completo, dirección o número de teléfono en Internet, por email, en un mensaje instantáneo o en una sala de chat. Si conoces tu Número de Seguro Social, de tarjeta de crédito o número de cuenta bancaria, definitivamente tampoco debes dar esta información. Y mientras estás conectado/a, no publiques información de otra persona, y ten mucho cuidado cuando digas a otras personas en línea el nombre de tu escuela, tu equipo deportivo o tu lugar favorito para pasar el tiempo. Esa información es tuya y queremos que lo siga siendo.
  2. No uses tu nombre real en tu nombre en la pantalla.
    Y mientras estás conectado/a, tampoco incluyas tu edad o tu ciudad natal. Quizá pienses que tu nombre en la pantalla es súper creativo, pero si dice mucho acerca de ti, personas que tú no conoces pueden averiguar más información acerca de ti de lo que te imaginas.
  3. Mantén tu contraseña contigo.
    Dar tu contraseña es como darle a tu hermano o hermana la llave de tu habitación. ¿Quieres que ellos revisen todas tus cosas en el momento que quieran? ¡De ninguna manera! Lo mismo vale para tus cosas personales en línea.
  4. Lee las reglas y opciones de privacidad para los sitios web que te permiten conectarte con otras personas en línea.
    En serio te pedimos que las leas. Algunos sitios solo permiten a ciertas personas que se han registrado leer publicaciones, conversar por chat y ver las páginas web de otros usuarios. Otros sitios permiten que todos los que entran al sitio puedan revisar todo. Sin importar el tipo de sitio en el que estás conectado, averigua si puedes restringir tu información de modo que sólo la puedan ver las personas que tú eliges.
  5. Solo comparte en línea las cosas que no te importa quién las vea.
    Cualquiera puede usar Internet y la mayoría de la gente lo hace. Eso incluye a tus padres, los padres de tus amigos, tus maestros y el tipo raro en la parte de atrás de la clase de matemáticas que nunca levanta la mano. Si quieres que la información privada siga siendo privada, no la publiques en línea.
  6. Una vez que publicas algo en Internet, sigue en Internet.
    Puedes eliminar algo que has escrito o publicado en un sitio, pero es posible obtener versiones anteriores de ese sitio donde la información todavía existe. Si no estás seguro si está bien decir o no algo en Internet, probablemente no deberías decirlo.
  7. No descargues nada si no sabes de quién es.
    Las descargas pueden contener virus, pueden dañar tus aplicaciones e incluso hacer que tu programa de email envíe mensajes con tu nombre a personas que no conoces. Puedes configurar las preferencias en tu computadora para que te advierta sobre las descargas antes de abrirlas. De modo que detente y piensa antes de descargar cualquier cosa si no estás seguro/a. Tú no sabes dónde ha estado esa cosa.
  8. Mantén en Internet tus amistades de Internet.
    Hay todo tipo de gente interesante que usa Internet. Pero no hay manera de mantener afuera a los infiltrados. Si alguien que conociste en Internet quiere conocerte en persona, cuéntale a un adulto. Si al final terminas reuniéndote con esa persona cara a cara, lleva contigo a tu padre o a una persona adulta cercana a ti.
  9. Y por último, si te sientes inseguro/a, cuéntale a un adulto.
    Si hay alguien o algo en Internet que te hace sentir incómodo/a, cuéntale a tu padre, a un maestro o a otro adulto de confianza. Pídele a un adulto que te ayude a informar al sitio web sobre el incidente, o si es necesario informar a la policía. Tus acciones podrían terminar ayudando también a muchas otras personas.